2.9.13

FIN DE SIESTA. INVASORES


FIN DE SIESTA

Javier Martín-Domínguez


Se termina el tiempo de las siestas estivales, nada furtivas como las de invierno,  que se duermen con un ojo abierto puesto en la telenovela o en los documentales de animales de la 2. Vemos ballenas tragándose toneladas de peces o conejos en su madriguera retratados con máxima calidad por vez primera por BBC. Vemos el desove a plazos de la salamandra, garzas reales, grullas camino del sur y a los arcaicos sapos y su vida en el cañaveral.  Se aprenden muchas cosas sobre el reino animal a la hora de la siesta. Algunas quedarán en mera curiosidad, pero otras facetas de nuestro hábitat necesitan ser conocidas por las amenazas que conllevan. Tras un simple picotazo del mosquito tigre, se adivina una invasión incontrolable. Algunos invasores amenazan la supervivencia de especies propias, como pasó con el cangrejo de río ante la introducción del americano. Fue solo el comienzo. Hay casos de gran trascendencia como el mejillón cebra, que llega a formar tapones en las vías de refrigeración de centrales nucleares. Los mismo sucede con el crecimiento incontrolable de especies que un día fueron ajenas: los visones en Galicia o el caracol manzana en el Ébro. Las especias no son el problema en si mismo, sino quienes que las trasladan a lugares que no deben. Un caso palmario entre los relatados en el documental Invasores de Luís Miguel Domínguez (La 2) es el de los palmeras traídos sin control desde Egipto para decorar el desarrollo urbanístico español, alocado tambien en esta vertiente. Dentro venía el picudo rojo, un escarabajo que amenaza con destruir todos los palmeras. La batalla es dura. Está en marcha. Pero parece que la única solución es la guerra a muerte contra los invasores. El documental muestra la amplia gama de enemigos de la flora o fauna autóctonas. Un peligro total. Los documentales de naturaleza no son pues mera observación del reino animal en su esplendor. Tambien nos alertan sobre la situación y evolución de nuestro habitar cercano y directo. Ojo con dormirse a la hora de la siesta. Mejor mirar y enterarse de los peligros que acechan.

No hay comentarios:

PEPE SALCEDO, ADIOS AL GRAN MONTADOR DE SUEÑOS

Que dificil decir adiós a Pepe Salcedo, mas grande aún como persona que como montador. Hombre afable, directo, campechano, agudo, siempre te...