13.1.16

IGNACIO SALAS, INASEQUIBLE


Con Pedro Amalio Lopez, Carmen Dominguez, Ignacio Salas, x,  y Javier Martín Domínguez

Ignacio Salas, Adela Cortina ,x, Jaime de Armiñan y Javier Martín-Domínguez



            Tenia la cabeza llena de burbujas. Y las desparramaba para compartirlas en conversaciones chispeantes. Ignacio Salas ejercía hasta el límite el arte del buen humor, con el interés de mantener vivas las conversaciones y el deseo continuo de hacer amigos. Era verborreíco, arrollador, seguro de sus encantos pero abierto siempre a replicas y cambios. Un bilbaíno de pro. Compartí muchas reuniones como miembro de la Junta de la Academia de Televisión que el presidía en las primera década de los dos mil. Nunca desfallecía, ni con las propuestas mas complejas, ni en los lances mas difíciles. Siempre sacó adelante sus actividades, con humor y tesón. El Salas de los programas divertidos de la tele era él mismo, no una mascara para hacer gracias o caer bien. Un natural del encantamiento. Siempre estirando el lenguaje para sacarles cosquillas a las palabras. Un buen amigo de sus amigos, amistad que trabajaba como una ocupación a tiempo completo, y en la que no faltaba una felicitación de cumpleaños para todo su universo de colegas. Imposible no tenerle cariño, porque el lo desparramaba. Imposible no recordarle, porque fue un gran trabajador del medio televisivo y de la amistad. Inasequible al desaliento y fiel a la amistad.No te olvidaremos.

REFERENDUM DE PAGO

REFERENDUM DE PAGO Cuente lo que cuenten (de contar) las urnas, pase lo que pase en la calle, será la interpretación del resultado lo...