2.3.17

NUEVAS DISTINGUIDAS DE LA RIBOT. Danzas caníbales


danzas caníbales.
 para este inicio tan visceral del milenio

Es tal la naturalidad y el desparpajo con el que va por la vida, y son tan claras y potentes las propuestas que lanza, que Maria La Ribot necesita darle un poco de misterio a su puesta en escena para que lo que nos dice a voces nos entre bien dentro.

Hubo que aventurarse en un ascensor que avisaba sobre la libertad de movimientos en escena pero la prohibición de móviles, esperar ante una puerta  bien cerrada y por fin entrar a una sala oscura, suelo negro, paredes negras y un bulto como una montaña, en el medio del espacio, también negro.
Y cuando empezó la función por una esquina detrás de aquella mole, 
hubo que ir a buscar a los interpretes, difíciles de escudriñar, envueltos en mallas, tapadas sus caras. Se abalanzaba uno sobre otro en posturas procaces e inversoimiles, le agarraba de la piel, 
se la extirpaba y con una tijeras se la cortaba,
Se alternaba uno y otra en los cortes, y daban a enteren que iban poseyendo su piel, solo su piel por tiempos…Y después cambiaba la pareja y seguía el mismo rito. Usando al otro o buscando su esencia, como si la piel fuese el primero y ultimo reducto de la mismidad que nos queda y que damos al otro. Asi entre penumbras como un sonido de maquinaria galáctica, la nueva propuesta de la Ribot nos hizo sentir pequeños en la galaxia de los seres que recortan pieles.
La piel como memoria del acto. Cortada/perdida. Guardada/memorizada. 

Después llegaron otros piezas en las que se establecían rayas sobre el cuerpo. Limites o marcas para establecer un patrón sobre la piel donde poder cortar, una y otra vez, para demostrar que somos seres de repetición. Les abrían en canal, a tijeretazos, para ver su autentico interior.
Al final, con  los protagonistasvestidos formalmente  hasta el cuello, una tinta sangrienta terminó pintando los cuerpos de trio en escena, a golpes de mano de la Ribot, que se ha hecho mas cruda, menos condescendiente en sus propuestas. Parecen unos cuentos o danzas  caníbales apropiados por este inicio tan visceral del milenio

No hay comentarios:

PEPE SALCEDO, ADIOS AL GRAN MONTADOR DE SUEÑOS

Que dificil decir adiós a Pepe Salcedo, mas grande aún como persona que como montador. Hombre afable, directo, campechano, agudo, siempre te...