1.2.16

"Aleluya", Estreno del documental de Fernando de Haro




Alvaro Longoria, Javier Martin-Dominguez y Fernando de Haro, en la presentación de Aleluya, en la Fundacion Rafael del Pino. 


Vivimos un tiempo convulso.
La ilusión tecnológica del progreso, en un mundo cada vez mas desarrollado,  está saltando, hecha añicos, en muchas partes del planeta.

Hasta en las reservas del confort hablamos continuamente de crisis. Y asistimos atónitos de vez en cuando a estallidos de violencia que creíamos eran cosa del pasado.

Lo ultimo que debemos hacer ante tales situaciones es cerrar los ojos o mirar para otro lado. Debemos conocer, debemos ver que esta sucediendo, buscar las raíces de la violencia, saber con detalle la base de los problemas para poder ejercer nuestra responsabilidad y actuar.

Pero en muchas ocasiones las crudas verdades de las guerras y matanzas se quedan en un mero titular, en un minuto de telediario emparedado entre anuncios. La memorable frase del senador  Hiran Johson “la primera baja -cuando llega la guerra- es la verdad” es una declaración que mueve a los periodistas a movilizarse para que su testimonio del dolor o del horror nos sirva a los ciudadanos para ser conscientes de lo que de verdad sucede.

Entre estos periodistas con conciencia está Fernando de Haro, que ha hecho de su profesión una misión clara, de riesgo, para desenmascarar el horror que viven muchos ciudadanos en zonas de conflicto. Con sus documentales, en Egipto, en Siria y ahora en Nigeria, nos consigue trasladar a lugares que no por lejanos deben ser distantes de nuestro interés: el de defender la libertad y la convivencia.

Los conflictos de raíz o de expresión religiosa son especialmente dolorosos. Entendíamos las guerras de religión como una historia del pasado, cuando la humanidad no había conquistado otras fronteras del conocimiento y el entendimiento. Pero este tipo de conflictos se ha recrudecido de forma trágica en muchos lugares.

Es el caso de la Nigeria de Boko Haram, con sus secuestros, asesinatos, quema de iglesias,…formas de ejercer el terror que nos dejan estupefactos.


En Aleluya, Fernando y su equipo de rodaje nos plantan allí cara a cara con los que han sufrido y sufren una violencia descarnada. Palpamos su dolor. Pero tambien su determinación y su esperanza en que los valores del amor y la espiritualidad reinaran por encima de la discriminación y la sinrazón.

No hay comentarios:

REFERENDUM DE PAGO

REFERENDUM DE PAGO Cuente lo que cuenten (de contar) las urnas, pase lo que pase en la calle, será la interpretación del resultado lo...