7.12.13

JOHN LENNON, ASESINADO. Mi crónica de aquel día de diciembre del 80 en New York


A traves de su jefe de cultura de aquel momento, Juan Cruz, El Pais me pidido con urgencia una crónica desde Nueva York sobre el asesinato de John Lennon. Firmada con el pseudonimo de Juana G. Ciero, ya que trabajaba para otro medio, estas fueron mis impresiones de aquel rápido viaje nada mas conicer la noticia,  desde mi casa en  la Calle Diez hasta Central Park West,  donde empezaban a arremolinarse gente junto al Dakota tras el increible atentado.

Ver tambien




-- El ex "beatle" John Lennon fue asesinado en Nueva York por un perturbado mental que quiso ser músico --


JUANA G. CIERO, - Nueva York - 10/12/1980
JAVIER MARTIN-DOMINGUEZ )

Un joven, músico de veinticinco años, al parecer con sus facultades mentales perturbadas, acabó con los cuarenta años de vida del ex miembro de los Beatles John Lennon, mediante varios disparos de pistola calibre 38. El artista británico, afincado en Estados Unidos, llegaba en compañía de su esposa Yoko Ono, hacia las cinco de la madrugada del martes (hora de Madrid), a su residencia en el lujoso edificio Dakota, de la calle 72 de Manhattan -donde fue rodada en su día la trágica película La semilla del diablo, de Polanski-, cuando un joven llamó su atención con un «¡Oye, John!». Al mirarle recibió a bocajarro varios impactos de bala. Los esfuerzos de la policía y los médicos del Hospital Roosvelt para reanimarle fueron inútiles.

El presunto homicida, que permaneció en el lugar de los hechos y fue detenido sin resistencia, se llama Mark David Chapman, de veinticinco años, con residencia en Hawai y sin empleo conocido en los últimos tiempos, aunque trabajó con anterioridad como guardia de seguridad. Sólo llevaba una semana en Nueva York y había solicitado esa misma tarde un autógrafo del cantante sobre la cubierta de su último disco, cuando salía de su domicilio.Lennon, que celebró su cuarenta cumpleaños el pasado mes de octubre, acababa de sacar a la venta su primer disco en los últimos cinco años, grabado en colaboración con Yoko Ono y con el título Double fantasy. En la contraportada del mismo aparece una foto de la pareja con el edificio donde vivían y donde se produjo el asesinato.

La canción Just like starting over, que recuerda el sonido de los primeros años de los Beatles, es en estos momentos uno de los grandes éxitos de venta en Estados Unidos. Al día siguiente del asesinato, las tiendas discográficas están abairotadas para comprar la última obra musical de John Lennon, convertida ya en un fetiche para sus seguidores. La edición, probablemente, se ha agotado ya en estos momentos, dado el espectacular ritmo de ventas. Ayer, de no haber sido asesinado, el ex Beatle debería haber dado los últimos retoques a su nueva producción.

Asesinato por publicidad
El asesinato -sin conocerse aún datos policiales sobre las declaraciones del detenido- parece obra de un perturbado en busca quizá de una macabra publicidad, como ya ha sucedido en otras ocasiones en este mismo país y en hechos relacionados con el mundo del espectáculo.«Es tan importante como el asesinato del presidente Kennedy», declaraba el teniente John Schik, uno de los policías encargados del caso. La misma frase se ha podido escuchar de labios de otros jóvenes norteamericanos, para los que Lennon era más que un cantante y un ex beatle; era todo un símbolo de honestidad, independencia y libertad comprometido en la lucha por distintas causas sociales.

Sus intervenciones en marchas, los recitales benéficos y su postura crítica respecto del sistema estadounidense se consideraron como motivo subyacente en el intento de las autoridades norteamericanas para deportarle del país aduciendo que pesaba contra él un cargo por posesión de drogas en Inglaterra, su tierra natal. John Lennon, su esposa americano-japonesa, Yoko Ono, y un hijo pequeño del matrimonio vivían desde hace varios años en una granja del Estado de Nueva York en total reclusión, apartados de la vida social. Sólo recientemente había saltado de nuevo a las páginas de la Prensa con motivo de la grabación de su álbum Double fantasy y de su traslado a Manhattan.

Hasta la separación del grupo musical, en 1971, Lennon estaba considerado como la cabeza rectora del mismo. Sus discrepancias con Paul McCartney y los problemas con la compañía discográfica y la relación de Lennon con Yoko Ono fueron las causas que precipitaron la separación del mítico grupo.
Lennon y McCartney están considerados como los más prolíficos compositores en la historia de la música moderna. Lennon intervino en las películas Qué noche la de aquel día y Help. Es autor además de dos libros de fino humor: "A spaniard in the work" e  "In his own write".
En las canciones de su último álbum vuelve a salir a flote su apasionado amor por su esposa, Yoko Ono, con la que contrajo matrimonio en 1969, tras divorciarse de la que fue su compañera de colegio Cynthia Powell. «Fuimos a París de luna de miel», recordaba, «y la interrumpimos para ir a casarnos a Gibraltar». «Amo y rezo por la humanidad. Por favor, hacer lo mismo por él», han sido las palabras de su viuda tras la muerte del cantante.
Cientos de personas, algunas con lágrimas en los ojos, se acercaren al lugar de los hechos poco después de conocerse la noticia. En los ambientes intelectuales progresistas de Nueva York y entre todos los amantes de la música, Lennon ocupa un lugar importantísimo, a pesar de sus años de ausencia del mundo musical. Su vida se ha truncado cuando era el momento de su regreso, con canciones con letras como esta: Cierra tus ojos, / no tengas miedo, el monstruo se ha ido.



Yoko Ono pide diez minutos de silencio por 

John Lennon en todo el mundo

 Nueva York 12 DIC 1980(Javier MARTIN-DOMINGUEZ)

Archivado en:


La viuda de John Lennon, que ha pedido a todos los admiradores del cantante que guarden el próximo domingo diez minutos de silencio en homenaje a su marido asesinado, declaró ayer que esta no es para ella una hora «de odio y desilusión», sino un momento de reflexión sobre el mensaje de paz que ha dejado el ex beatle muerto, un mes después de haber cumplido los cuarenta años, por los disparos de un perturbado al que aparentemente no le agradó el autógrafo del cantante.

MÁS INFORMACIÓN

John Lennon ha dejado en testamento una herencia de treinta millones de dólares (más de 1.300 millones de pesetas), que se dividirá, en partes iguales, entre «mí amada esposa, Yoko» y un patronato para obras sociales, del que su viuda será la administradora.Los treinta millones de dólares no son más que la punta del iceberg de su fortuna, calculada en otros 110 millones de dólares más (7.700 millones de pesetas), que también irán a parar a ese fondo
La llamada Spirit Foundation (Fundación Espíritu) empezó a funcionar con una donación inicial del cantante, de más de siete millones de pesetas, que han sido destinados a obras de caridad, ayudas a centros hospitalarios de Harlem, subvenciones para la emisora de radio más progresista de Estados Unidos, Radio Pacífica, y el canal de televisión educativa WNET, compra de chalecos antibalas para la policía de Nueva York.John Lennon ha dejado en testamento una herencia de treinta millones de dólares (más de 1.300 millones de pesetas), que se dividirá, en partes iguales, entre «mí amada esposa, Yoko» y un patronato para obras sociales, del que su viuda será la administradora.Los treinta millones de dólares no son más que la punta del iceberg de su fortuna, calculada en otros 110 millones de dólares más (7.700 millones de pesetas), que también irán a parar a ese fondo
Su viuda, Yoko Ono, se ha negado a celebrar un funeral público tras ser incinerados los restos del músico británico, y ha pedido a sus admiradores que hagan una pausa de diez minutos -en vigilia silenciosa- a partir de las ocho de la tarde del domingo (hora de Madrid).
Los móviles del asesinato
Aparte de las ya conocidas, detectives de Nueva York han establecido éstas como las causas que llevaron a Chapman a disparar contra Lennon: declaró a la policía que el diablo le había incitado a cometer el acto homicida; criticó la declaración de Lennon en 1965 de que Los Beatles eran más importantes que Jesucristo. Es una teoría que la policía toma muy en serio; el cuadro de Dalí sobre el asesinato de Lincoln pudo ser motivo de inspiración; le endureció la evidencia de que el autor de una canción como Working class hero (Héroe de la clase obrera), de la que es autor Lennon, «se dejara corromper por el dinero»; dijo que una parte de él le obligó a disparar, otra parte de su ser se negaba.
El asesino, Mark David Chapman, que está siendo analizado en un centro psiquiátrico neoyorquino, había retornado últimamente a su fe cristiana, dentro de los grupos denominados como cristianos renacidos.Según sus conocidos, era un Jesús freak (loco por Jesús).
En medios próximos a los doctores que le examinarán durante treinta días en el centro psiquiátrico Bellevue, de Nueva York, una de las teorías para explicar el comportamiento del asesino es que el antiguo paciente mental y guarda de seguridad desempleado quería ser el propio John Lennon, y necesitaba deshacerse del «original».
Aparentemente, Chapman pasó su vida emulando al ex beatle. En su último día de trabajo como guarda de seguridad en Honolulú firmó como John Lennon en la hoja de salida. Vestía el mismo tipo de ropa que el asesinado, e incluso a veces llevaba una chapa con el nombre John Lennon encima de otra con su nombre propio. Como el ex beatle,estaba casado con una mujer de pequeña estatura y de origen japonés.
Así, algunos expertos concluyen que el asesinato de Lennon fue un acto de «suicidio psicológico» por parte de Chapman.
Dos personas, una joven y un hombre, se han suicidado en Estados Unidos porque no pudieron superar el efecto emocional de la noticia de la muerte del ex beatle. Uno se disparó un tiro en la boca y la otra falleció a causa de una dosis masiva de barbitúricos.
Yoko Ono, la viuda del cantante, comentó a los periodistas que no sentía odio por el asesinato de su esposo: «No es hora para el odio o la desilusión. Todavía hemos de construir el futuro. Los ochenta sólo florecerán si la gente acepta la paz y el amor en sus corazones».
En 1967, Lennon intervino en la película Cómo gané la guerra, en una de cuyas secuencias es herido por el fuego enemigo. Entonces se vuelve hacia la cámara, y con el dedo índice apuntando hacia el público dice: «¿Tú no pensabas que esto me pasaría a mí, eh?» Trece años después no es cine, sino realidad, «pero eso no significa», según Yoko Ono, «que su mensaje haya desaparecido. Su mensaje y su testimonio perdurarán».

No hay comentarios:

MARINE, EXPLOSIVO SINGULAR

MARINE,  EXPLOSIVO SINGULAR. MARINE ES EL BIG BANG.