28.10.13

EL REY CAÑÍ




EL REY CAÑÍ
Javier Martín-Domínguez

Una inefable Gracíta Morales reprochaba a Manolo Escobar que se llevase de calle a todas las chicas y le alborotase sus celos. Manolo le respondía con su perfecta sonrisa profiden y una canción alegre que curaba el mal de amores. Es una escena del debú cinematográfico del cantante de Almería en Los guerrilleros, película del 62. En el elenco tambien estaba Rocío Jurado. Los dos chorros de voz de la canción española que empezaban a cincelar una imagen en celuloide tan potente como la forjada por el vinilo de sus discos y que alcanzaría su abrumador esplendor cuando se adornaba de los rayos catódicos de la televisión. Mantenerse como Rey de lo cañí durante medio siglo es un record inigualable, que dice a las claras que aquel chico de familia tan humilde como numerosa, emigrante en su propia tierra, estaba hecho de unos mimbres tan sólidos como dúctiles. Mas que ningún otro, a través de varias generaciones, Manolo Escobar ha sido el gran artista del pueblo. Su torrente de voz, arropado por su elegancia personal, nos trasmitió a todos el gusto por lo popular, haciendo de sus canciones el himno telúrico de un país. Del Poronpompón al Viva España, Manolo bordó cada nota
contagiando de alegría a todo un país  y a una legión de extranjeros que balbuceaban sus primeras palabras en español gracias a sus letras. Todos nos hemos preocupado de su carro, como si en su búsqueda estuviera la clave del tesoro nacional. Sus películas aún se mantienen en el ranking de las mas vistas, imprescindibles en la programación del Cine de barrio. Cuando la modernidad estaba eclipsando lo cañí, el mago de la imagen Valerio Lazarov recuperó en Telecinco a los grandes de verdad, como Carmen Sevilla o Manolo Escobar, para devolverles al centro de la cultura pop de los noventa. Fue entonces cuando compartí tertulia con este hombre que lo tenia todo y no se daba importancia alguna,  repartiendo sonrisas, humor y elegancia. No había fachada. Era un fenómeno natural. Inteligente y sencillo.  Fue un artista currante, que seguirá reinando después de muerto. En su carro, vamos todos.
SUR  de Málaga

No hay comentarios:

PEPE SALCEDO, ADIOS AL GRAN MONTADOR DE SUEÑOS

Que dificil decir adiós a Pepe Salcedo, mas grande aún como persona que como montador. Hombre afable, directo, campechano, agudo, siempre te...