14.11.12

TEATRO CHINO. De Manolita Chen a Bo Xilai



Ni aquí, ni en China es ajeno el poder a las tentaciones de la carne. Justo cuando las grandes potencias se disponían a la transición en el liderazgo, los escándalos sexuales salen a la luz para marcar los procesos. En la América de Obama, el caso de Petraeus y su biógrafa parece sacado de un guión de Hollywood, como la película No way out o Sin salida. En China, el caso Bo Xilai, su esposa y el amante inglés asesinado da para una serie sobre los oscuros manejos de la lucha de poder en el Partido. Vemos a la activa Almudena Ariza posando ante el gran salón rojo para contarnos el cambio de guardia en Pekín, como si ello significase una política informativa de puertas abiertas. Todo lo contrario. La corrupción y la erótica del poder son elementos menos tangibles pero mas influyentes. En los mas oscuros tiempos del maoísmo, cuando la represión se disfrazó de Revolución Cultural, cundió la idea de que venían los chinos y Belocchio tituló una película en el 67 como China está cerca. Para la oscura España de la época, la única China estaba en el underground de los chicos radicales del Partido del Trabajo y Bandera Roja. Y en el teatrillo portatil erótico-popular que se paseaba por provincias con una carpa que anunciaba el Teatro chino de Manolita Chen. Aunque la censura era férrea, los cuentos eróticos en chino tenían patente de corso. La 2 ha recuperado aquella aventura ambulante de Manuela Fernandez  y su marido chino Chen Tse-Ping, que ofrecían humor picante, escotes monumentales y piernas al aire  para regocijo de los asistentes al circo para mayores.  Aunque el nuevo trabajo aporta el testimonio de una Manolita confinada en una residencia de ancianos, la mayor y mejor parte del material proviene de aquel mítico Vivir cada día que bajo la dirección de José Luís Rodríguez Puertolas aireaba en la ventana de la televisión la España de los currantes anónimos. Cuando todos nos creíamos ya modernos y desarrollados, parecemos abocados de nuevo al baratillo de los teatrillos ambulantes, que nos ayuden a sortear la crisis con una chispa de erotismo a precio de chinos. 

No hay comentarios:

MARINE, EXPLOSIVO SINGULAR

MARINE,  EXPLOSIVO SINGULAR. MARINE ES EL BIG BANG.